Los nuestros fueron mejores en la segunda mitad, lograron el empate y tuvieron ocasiones para haber logrado la victoria.

Afrontaban los nuestros el encuentro de hoy frente Adarve con todas las ganas de lograr la victoria para poder escalar posiciones en la tabla clasificatoria, en el once inicial sansero la principales novedades con respecto al último encuentro frente a la Segoviana, eran la entrada en el centro de la zaga defensiva de Borja Gómez, y las entradas en parcela atacante de Nacho Maganto y Rubén Sánchez.

Antes del comienzo del encuentro se guardó un respetuosos minuto de silencio en recuerdo del Ertzaintza fallecido el pasado juegos en los prolegómenos del encuentro de Europa League entre el Athletic Club de Bilbao y el Spartak de Moscú.

Los primeros minutos del encuentro dejaban ver a dos equipos con mucha intensidad y querían atacar con contundencia, nada de respetos y nada de miedos, pero si algo imprecisos y algo nerviosos en defensa. La primera ocasión destacable para los nuestros llegaba en un disparo desde fuera del área grande tras un saque de esquina que empalmaba el capitán Saúl, el balón salía rebotado en un defensor visitante y el balón se perdía por línea de fondo.

Lo seguían intentando los nuestros y en el 9′ de juego se iban a encontrar con la recompensa, buena jugada de Borja Díaz que finalizaba con un disparo que el meta Parra no podía atajar en dos tiempos, se adelantaba al defensor Sergio Castel en el rebote del balón y este era derribado, el colegiado lo veía claro y decretaba penalti.

El encargado de lanzar la pena máxima era Nacho Maganto, que lanzaba a la izquierda y anotaba el 1-0. Tras el gol los de Julio Algar seguían buscando ampliar la renta. Pero lo que iba a llegar iba a ser el tanto de la igualada por parte del Adarve, falta lateral colgada, se adelanta Borja Gómez al despeje pero el balón se queda corto y Héctor aprovecha para fusilar a Diego Barrios y colocar la igualdad en el marcador, el jugador no celebro el tanto, mostrando su respeto a la que fue su afición durante siete temporadas, gesto que la afición sansera supo reconocer con una ovación.

El tanto le dio alas al Adarve, que adelantaba sus filas y realizaba una presión más alta, los nuestros no perdieron la paciencia y supieron reaccionar bien al tanto del empate, Rubén Sánchez se iba de tres jugadores realizando una gran jugada individual, llegando a línea de fondo, donde ponía el pase atrás para que de medio volea Nacho Maganto rematara estrellando el balón en la cepa del palo y saliéndose de la portería, en lo que podía haber sido el 2-1 en el marcador.

Dos minutos después sería el Adarve el que estuviera a punto de colocar el 1-2 mano a mano de Héctor con Diego Barrios y el meta sansero realiza una parada de enorme dificultad, el balón se queda muerto y cuando el atacante del Adarve se disponía anotar a placer, Nacho Maganto llega in extremis para adelantarse con la puntera del balón y enviar el balón a córner desbaratando la clara ocasión de gol.

Con el resultado de 1-1, se llegaba al tiempo de descanso. Tras la reanudación el guion del partido cambiaria muy pronto, y es que con solo dos minutos en juego, el Adarve se iba aprovechar de una indecisión de la defensa sansero y el veterano Berodia no iba a desperdiciar el balón que le caía a placer para con un toque sutil batiera por arriba a Diego Barrios que nada podía hacer.

Mazazo para los nuestros que habían dispuesto de las mejores ocasiones de gol hasta el momento. Pero lejos de venirse abajo se pusieron el mono de trabajo y buscaron con mucha insistencia el gol del empate. El encuentro iba a estar detenido durante cinco minutos ante la lesión del meta Parra que tenía que ser atendido, el meta se recuperaba y seguía en el terreno de juego con un aparatoso vendaje en la pierna derecha. El encuentro se reanuda daba y el míster sansero metía mas mordiente en el ataque, retiraba del terreno de juego a Rubén Sánchez y en su lugar entraba Mendi, para junto a Sergio Castel ser la referencias del equipo en ataque.

En el primer balón que tocaba Mendi la polémica iba a llegar al encuentro, el delantero sansero se iba claramente para anotar y el defensor del Adarve se desentendía del balón y derribaba claramente al jugador sansero, el colegiado no lo veía así y no decretaba penalti ante las numerosas quejas del banquillo sansero y de la afición en la grada.

Los minutos iban corriendo y los nuestros se hacían claramente con el dominio del juego y del balón, creando buenas ocasiones con un Fer Ruiz muy incisivo y con un Saúl muy participativo en ataque, el Adarve aguantaba bien las envestidas locales y buscaba a la contra la velocidad de Héctor para crear peligro.

La tendría Sergio Castel de cabeza tras un centro desde la banda de Saúl, pero el guardameta Parras muy acertado detenía el balón sin apuros.

Esta vez el meta local no podría detener el balón y llegaba el tanto de la igualada en el marcador, centro desde la banda derecha con su pierna zurda de Saúl y en el segundo palo de cabeza Fer Ruiz sacaba un gran remate para colocar el balón dentro de las redes.

En los últimos minutos del encuentro los nuestros buscaron el gol en acciones a balón parado, pero no llegaría, por su parte el Adarve tuvo una ocasión para poder haber logrado la victoria en un remate desviado a la media vuelta de Héctor.

El encuentro terminaría con reparto de puntos, en lo que fue un buen derbi y divertido para los aficionados.

FICHA TÉCNICA:

U.D. SANSE: Diego Barrios; Saúl, Lluch, Miguel Muñoz, Borja Gómez, Toni Arranz, Fer Ruiz (Bogdan 85′), Nacho Maganto (Mendi 62′), Sergio Castel, Borja Díaz y Rubén Sánchez (Carlitos 75′).

UNIÓN ADARVE: Parra; Ángel Añon (Frán García 59′), Enrique López (Leonardo 75′), Escalante, Juanma, Moreira, Héctor (A 44′), C.Garrido (A 80′) Bernal, Berodia (Miguel García 81′) e Iván Mateo.

GOLES: 1-0, Nacho Maganto (9′), 1-1, Héctor (19′), 1-2, Berodia (47′) y 2-2, Fer Ruiz (72′).

ÁRBITRO: Arias Madrid del colegio ceutí.

INCIDENCIAS: Estadio José Luis de la Hoz – Matapiñonera: 900 espectadores en una buena mañana climatológica.