Un tanto de  Iker y dos de Miros dan los tres puntos al filial.

Partido para el Sanse en la octava jornada de liga contra sus vecinos de la Academia Alcobendas o mejor dicho todo un derbi vecinal. Un equipo veterano y con buenos futbolistas que nunca pusieron las cosas fáciles a los locales.

El partido tenía un guion muy claro el Sanse era dueño del balón y la Academia Alcobendas se replegaba buscando salir a la contra, pocas ocasiones en la primera parte y 0-0 al descanso.

En la segunda el guion parecía el mismo pero a los diez minutos de la segunda mitad una falta lateral cambiaría el partido, mala salida del portero visitante y remate de chilena del central canterano Iker.

A raíz de ese tanto el partido se volvió loco y en esas idas y venidas el filial encontró los espacios y empezó a tener ocasiones hasta que Miros sentenció el partido en los últimos diez minutos con dos potentes disparos que acabarían en gol y dejando el definitivo marcador de 3-0.

Buena victoria para el filial sansero que le sitúa en los puestos altos de la tabla.