Desde el principio se notó que había mucho en juego, los nuestros salieron a tumba abierta, en busca del gol, sin contemporizar. Y así fue cuando alrededor del minuto 25’ de la primera parte, tras una gran conexión del Sanse y una buena definición de Rubén Lozano, nos iba a poner por delante.

El gol no iba a cambiar los ánimos de ningún equipo, nuestro filial quería más y pudo aumentar la ventaja en el electrónico, pero tras una jugada aislada, el Siete Picos, se aprovecharía de un libre directo al borde del área, tras un disparo impecable a la escuadra derecha de nuestro guardameta, donde nada pudo hacer.

Así pues, nos íbamos al descanso del encuentro, con empate, y una segunda parte con emoción hasta el final.

La segunda mitad no iba a empezar bien para el Sanse,  una jugada en principio controlada por la defensa, con una fuerte presión del delantero conseguía robarle el balón a nuestro central y poner por delante al Siete Picos al comienzo de la segunda parte.

Esto no iba a hacer que los nuestros se vinieran abajo ni mucho menos, de nuevo iban recuperando sensaciones y encontraban huecos, creando ocasiones de todo tipo y a falta de 20 minutos para el final, Jhony, iba a empatar el encuentro.

Entonces fue cuando el partido se volvió ”loco”, los equipos comenzaron a encontrar espacios y el encuentro empezó a ser un corre calles donde ninguno supo aprovechar las grandes oportunidades que tuvieron de cara a portería.

Así acabaría el partido entre el 5° clasificado y nuestro filial que se mantiene 3° clasificado. Un punto muy valioso que nos mantiene vivos en la lucha por el ascenso, esperando el reencuentro de nuevo con el camino hacia la victoria.