Hacía tiempo que no veíamos a este equipo, un equipo con ganas de ganar y de volver a recuperar ante todo, la ilusión por divertirse jugando dentro del campo.

Después de cosechar muy malos resultados con anterioridad, el Sanse salía en Matapiñonera con todos los sentidos puestos en el partido, así salían al terreno de juego ya no solo para ganar si no para divertirse, las ocasiones comenzaron a llegar solas, nos adueñamos del balón desde el primer minuto. El EFMO Boadilla intentaba aguantar el resultado, apenas le duraba el balón en su posesión pero intentaban cosas.

Sin embargo no duraría mucho tiempo el empate, Rubén Lozano se quedaba sólo ante el portero, después de recibir un pase al espacio, lo regateaba y sólo metía el primero. El equipo visitante después del gol tuvo algo más de posesión aunque no dispondría de ocasiones excepto algún tiro lejano. Antes del descanso íbamos a aumentar las distancias haciéndoles daño con el segundo tanto, obra de Alex confiando en la presión y aprovechando un mal entendido entre portero y defensa.

A la vuelta del descanso no perderíamos la calma y seguíamos jugando un buen fútbol, ellos adelantaron el equipo para aprovecharse de algún error en la salida, pero esta vez estaríamos muy sólidos. Al dejar más espacios, esto nos beneficiaría, nuevamente Rubén Lozano al espacio sorprendía al portero con una bonita vaselina.

A partir de aquí seguíamos queriendo más, el equipo visitante empezó también a encontrar espacios pero nuestro guardameta desbarato el peligro en dichas situaciones. Tras esto, el balón parado que nos está dando muchas alegrías, volvía hacerlo, Iker por encima de todos metía un enorme golazo de cabeza, donde nada pudo hacer el portero.

El resultado ya era demasiado abultado, pero sería aún más, aunque los nuestros se quedaban con uno menos por la polémica expulsión de Nistal, pero esto no haría cambiar nada, es más, hizo que el filial aumentará la ventaja, otra vez nuestro killer Rubén Lozano, que acertado de cara a gol ponía el quinto en el marcador.

EL equipo rival ya muy dolido ante este resultado bajaría los brazos en los minutos finales y esto obviamente los nuestros lo aprovechaban, saque de bolea de nuestro guardameta, no mide bien el central, y una buena jugada acababa de rematar el partido que ayuda a que nos recuperemos moral y emocionalmente de cara a las próximas jornadas, donde hay que tener la cabeza fría e intentar sacar todos los puntos posibles.

La próxima jornada el filial disputará un apasionante derbi vecina ante el Juventud Sanse desde las 13:00 horas en los Campos de Fútbol Dehesa Vieja.