En la tarde del domingo, el filial quería seguir en el camino de la victoria, está vez no iba a ser fácil, ante el campeón de la categoría.

Empezaba el partido y todos sabíamos que aunque el Villalba ya no se jugaba nada, tenían ganas de revancha, pero los nuestros no lo iban a permitir.

Los primeros minutos fueron de tanteo, los dos querían el balón, sin embargo los visitantes conseguían tener la posesión del balón, aunque el filial juntitos atrás le estaban creando mucho peligro en las salidas a la contra.

El partido seguía igualado, pero como hemos mencionado anteriormente, una salida muy rápida desde atrás iba a provocar que llegara  el primero, el balón llegaba hasta Alex, que iba a definir de maravilla tras un uno contra uno.

El ritmo del partido no cambiaría mucho, sería la misma situación durante el resto de la primera mitad, el Villalba disponía de alguna ocasión también, pero no conseguían finalizar. Por lo tanto así acabaría la primera mitad.

A la vuelta, ambos conjuntos, tanto el Villalba que quería revertir la situación como el Sanse que quería más, seguían sufriendo y seguían luchando.

Debido al cansancio y al calor, provocó que hubiera más espacios, cosa que nos beneficiaría. Pero ellos tampoco iban a perderle la cara al partido. Aun así un balón al hueco le llegaba a Rubén Lozano, y este no iba a fallar, de nuevo sólo contra el portero y sumaría otro más para su cuenta particular, y el segundo en el casillero de los nuestros.

Poco más ocurriría en el resto del partido, ahora la posesión si sería nuestra y pasábamos a dominar completamente las distintas situaciones defensivas y ofensivas. Sin embargo ya no quedaría para mucho más, los tres puntos se quedaban en casa y a falta de un partido, hoy se despedía el filial en Matapiñoneras.