Un gol del Castilla en el 92′ dejo a los nuestros sin la victoria.

 El encuentro comenzaba con los dos equipos tácticamente bien ordenados y colocados sobre el terreno de juego. Para el espectador podía ser un partido poco atractivo, pero nada de ello.

El Real Madrid Castilla no estaba dando esa versión de filial valiente y con ganas de ir a por el partido. Ambos equipos se alternaban la posesión.

La primera ocasión del encuentro llegaba para los visitantes, Chust hacia un cabezazo que se marchaba alto tras una falta botada, en el 19′ de partido. Eso iba a ser la tónica del filial dirigido por Raúl González Blanco, centros y remate de los centrales que se sumaban al ataque o de su delantero Pedro Ruíz. Parecía que al filial blanco no le incomodaba la situación del partido, de echo parecían conformarse con el resultado inicial.

La primera ocasión de los nuestros llegaba en el 31′ de juego con un disparo desde fuera del área grande que se marchaba mordido cerca de la cepa del palo de la meta de Altube.

Pedro Ruíz y Manu Hernando tuvieron un par de oportunidades de gol, pero la segunda se iba a encontrar con una parada antológica de Xabi Irureta que evitaba el tanto y se llevaba la ovación de todo el estadio. El juego se interrumpía en numerosas ocasiones, el afán del colegiado, hacía que continuamente cualquier acción de contacto se decretara falta, parando el encuentro y en algunas ocasiones finalizaban con cartulina amarilla, demasiadas para cómo se desarrolló el encuentro.           

Tras el tiempo de descanso, el Sanse salió con una marcha más en el motor, sabedores de las necesidades de puntos. Marcos Gullón tenía la primera de la segunda mitad con un disparo lejano que se marchaba alto.

El míster Manolo Cano movía el banquillo dando entrada primer a Joel Rodríguez, las necesidades de unos y otros, junto a la frescura de los cambios en ambos equipos hicieron que el encuentro cobrara emoción. 

En el 66′ de juego a punto estaba de llegar el primero para los nuestros, tras un lanzamiento de falta directa desde la media luna del área de Pipe Sáez que veía como su disparo se estrellaba en el palo cuando la afición cantaba ya el gol.

Los nuestros se estaban echando hacia arriba, y en el 70′ iba a llegar el premio merecido para los nuestros, Nacho Buil que acababa de entrar del banquillo, ponía un pase entre líneas a Jaime Gavilán que batía en el mano a mano a Altube, que ponía en primero de la mañana, merecidamente para los nuestros.

El Castilla viéndose debajo en el marcador quemo sus dos últimos cambios, pero no parecía cambiar mucho su guión, volcaban todas sus ocasiones en balones colgados y jugadas a balón parado.

Primero Bijimine y después Joel pudieron poner el 2-0 y dar tranquilidad a los nuestros en el marcador, pero no fue así.

La afición apretaba sabedores que los nuestros les necesitaban en este tramo de partido, entrabamos en tiempo de descuento, el colegiado cántabro decretaba 3 minutos de añadido. Tan solo quedaba un minuto de añadido y la afición ya estaba celebrando una victoria muy necesaria, pero nuevamente la mala suerte nos volvería acompañar, tras una jugada colectiva del Real Madrid Castilla, el balón iba al segundo palo dentro del área, allí la encontraba Pablo, sin oposición, para empujar con un toque sutil y colocar el definitivo 1-1.

Un duro mazazo para la afición, que hoy si pudo disfrutar una buena versión del Sanse, muy parecida a la del primer partido de liga. Este es el camino a seguir, que seguro nos volverá a dar alegrías en los próximos encuentros.

 FICHA TÉCNICA:

U.D. SANSE: Xabi Irureta; Rubén Valverde, S. Gassama (A 29′), Aitor Puñal, Pipe Sáez, Bijimine, Gullón (A 39′), Fer Ruíz (Nacho Buil 62′ (A 85′)), Gavilán (A 35′) (Trabazo 79′), Iván Bueno y Moussa (A 10′) (Joel 58′).

REAL MADRID CASTILLA: Altube; Álvaro López, Chust (A 72’) (Pablo 75′), Manu Hernando, Javi Hernández, Ayoub (A 40′), Antonio Blanco, Jordi (Franchu 75′ (A 87′)), Baeza (Marvin 58′), Fran García y Pedro López.

ÁRBITRO: López Parra del comité cántabro.

GOLES: 1-0, Gavilán (70′) y 1-1, Pablo (92′).

INCIDENCIAS: Nuevo Estadio José Luis de la Hoz – Matapiñonera: 2.000 espectadores.