Jornada 2: Sporting B 0 – Sanse 0

El Sanse inaugura su casillero de puntos tras  empatar en Mareo sin goles, frente al filial del Sporting de Gijón. El  equipo experimentó una notable mejoría con respecto a la primera  jornada, tuvo más de posesión de balón y gozó de mejores ocasiones, pero  no fue suficiente para imponerse ante un buen rival en su feudo.

Los pupilos de Álvaro García salieron mejor posicionados sobre el terreno de juego y pronto dispusieron de la primera ocasión de gol, en un disparo lejano de Vázquez, en el 4′, que atrapó el portero sportinguista en dos tiempos. Su homónimo sansero, Miguel Ángel, sin embargo, tan solo intervenía para atrapar balones largos estériles procedentes de la defensa contraria. Fruto de ese dominio posicional, el Sanse tuvo una nueva ocasión de adelantarse en el marcador en el minuto 22′. Ismael se hizo con un balón dentro del área tras ganarle la espalda a su marcador y cuando se disponía a disparar era derribado por detrás, en un claro penalti que el colegiado no vio oportuno señalar.

Conforme pasaban los minutos, los locales fueron igualando el dominio posicional inicial sansero. En el 29′ llegó el primer acercamiento peligroso de los de Abelardo, en una incursión de Adama por la banda izquierda, que logró sacar un centro para que Jara, libre de marca, rematara de cabeza en el primer palo. Afortunadamente, el balón no cogió portería por escasos centímetros. Fue el único acercamiento peligroso de los asturianos en toda la primera parte, junto con una falta directa de Guerrero, que atrapó Miguel Ángel, bien colocado, en el 43′.

El Sanse, sin embargo, tuvo más presencia en el área rival y fruto de ello, pidió otro posible penalti a favor, por mano dentro del área de un defensor asturiano a tiro de Moncho. Corría el minuto 32′ de partido y el colegiado, en este caso, consideró que la acción era totalmente involuntaria, aunque cortaba un disparo que iba directo a portería.

Tras el descanso, fue el filial asturiano quien salió más enchufado al terreno de juego y en los primeros minutos se acercó con más peligro al área de Miguel Ángel que en toda la primera parte. La oportunidad más clara la volvió a tener Santi Jara, que recibió un balón en la frontal del área pequeña, controló y disparó fuerte al primer palo, pero Miguel Ángel, bien colocado y con reflejos mandó el balón a córner.

Tras el pequeño despiste inicial, el Sanse volvió a asentarse en el terreno de juego, equilibrando de nuevo las fuerzas. La balanza del dominio no se decantó hacia ningún lado, hasta que Moisés, el central del Sporting ‘B’, vio la segunda amarilla en el minuto 65, por la enésima falta a un David Sanz que, debido a su calidad y corpulencia, siempre le ganaba la partida jugando de espaldas.

A partir de entonces, el Sanse intensificó su posesión y control del esférico. Quedaban 25 minutos por delante y se trataba de mover el balón con criterio de un lado a otro, hasta que se abriera el hueco que permitiese inaugurar el marcador. Castañera probó suerte poco después, en el 71′, con un disparo lejano, ajustado a la base del poste que obligó a Dennis a desviar a córner con una buena estirada.

Rápidamente, Abelardo recompuso su defensa colocando a Jara de carrilero, muy próximo a los centrales y juntando mucho las líneas, para intentar salir al contragolpe. De esa manera inquietaron un par de ocasiones a la defensa sansera, más alejada de su portería que en la primera parte, fruto del empuje.

A falta de 2 minutos para la conclusión, el Sanse tuvo dos ocasiones claras consecutivas para haberse llevado el partido. Primero fue Vázquez, que remató con el pie, al primer toque, al borde del área pequeña, un buen pase de Saúl desde la banda derecha, pero Dennis desvió a córner. De ese mismo saque de esquina nació otra oportunidad, en un remate de cabeza de Martín Vaquero, libre de marca, que se fue lamiendo el travesaño.

La última ocasión, sin embargo, fue para el Sporting ‘B’, en las botas de Guerrero, que ganó un balón en el interior del área, se hizo sitio y soltó un terrible zapatazo que salió rozando el palo. Una ocasión clarísima que hubiera supuesto la victoria segura, porque el árbitro no dio tiempo para nada más. Esa fue la última jugada del partido.

Tras regresar a Madrid, el equipo entrenará el lunes, para descansar el martes y debutar el miércoles en Copa Federación (RFEF) frente al Alcalá en el Val. El próximo domingo, ya en Liga, el rival será otro asturiano (el tercero consecutivo) el Real Oviedo, que visitará Matapiñonera en un partido que dará comienzo a las 17:00 horas.