Preferente: jornada 2. Sanse ‘B’ 2 – Alcobendas CF 0

Volvía el fútbol a Matapiñonera en la categoría preferente y lo hacía con un derby, mejor imposible. La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes recibía al Alcobendas ambos llegaban tras ganar en la primera jornada sus respectivos partidos. Derbi, con una grada con muy buen colorido y con un hierba húmeda que hizo que la pelota corriese de forma muy rápida al principio del partido.

El partido comenzó con imprecisiones en la zaga local, el Sanse no se encontraba a gusto aún así era quien más se acercaba a la portería rival y quien llevaba el peso del partido en los primeros compases. El Alcobendas se desentendía del balón y lo intentaba alejar lo más lejos posible Chele de su portería con el único fin de que Musa cogiese algún balón y lo metiese en la portería de Roberto o eso o intentar recuperar la pelota lo más cerca del área sansera porque por el suelo no jugaron. Ni Gonzalo ni Víctor querían la pelota y el primero se le fue la cabeza del partido tras una entrada por detrás a Pablo en la que vio la amarilla y un posterior encontronazo con su hermano Jaime Pinilla. En la primera parte el peligro de los franjirrojos llegaba por las bandas tanto Pibe por la izquierda como David por la derecha doblando la banda de Maca se acercaron con mucho más peligro a la portería del Alcobendas, sólo la fortuna impidió que se marchasen con la portería a cero al descanso. Por parte visitante el peligro llegó en dos jugadas aisladas y una de ellas no llegó ni si quiera al área del conjunto de Víctor Cea. La primera una contra tras un error en un corner del Sanse que Carracero no supo finalizar y se le nublaron las ideas a la hora de elegir la mejor solución y que quedó en nada. Y la segunda una falta alejada muy bien tirada por Carracero, el mejor del Alcobendas, que se colaba por la portería de Roberto que hizo una gran parada.

Tras el descanso se notó el peso de la hierba de Matapiñonera, un campo enorme con el césped mojado que limitó físicamente al Alcobendas. Su bajón físico coincidió con una mayor precisión en los pases y en una mejor maduración de las jugadas por parte del Sanse que supieron hacer correr a los jugadores del Alcobendas detrás del balón. En dos jugadas similares, separadas apenas por diez minutos, le llegaron a Álvaro dos balones que acabaron en la red. Dos a cero que le ponían las cosas muy difíciles a los verdes. Las diferencias en el marcador hicieron mella  y ni si quiera con los cambios que realizó David Hernández pudieron inquietar a la defensa cerrada del Sanse que veía como su lateral Pascu se proyectaba con peligro por la banda izquierda y causaba muchos estragos. La entrada de Del Val, Carlitos o Pato apenas cambió el planteamiento local e incluso lo mejoró con los desbordes por la parte izquierda que pudieron hacer que cayese alguno más en el marcador. Anteriormente tanto Hernando como Luis Lluch tuvieron la oportunidad de sentenciar pero la desperdiciaron.

Dos a cero, dos goles de Álvaro que no perdonó hicieron que el Sanse B tenga ya en su casillero seis puntos a la espera de jugar la semana que viene otro derby con el Gandario que viene de empatar con el Moratalaz y necesita ganar para no quedarse abajo.