Polémica derrota contra el Getafe ‘B’

Jornada 18: UD Sanse 0 – Getafe ‘B’ 2

El Sanse cae al puesto de promoción de descenso tras esta polémica derrota acaecida en la última jornada del año 2012. Una jornada en la que el filial del Getafe se adelantó en el marcador tras una jugada muy protestada por los jugadores del Álvaro García. Corría el minuto 27 de partido y los azulones botaron un córner desde el perfil izquierdo que, tras varios rechazos, Yacine introdujo en la portería de Miguel Ángel. El árbitro Díez Cano no señaló la falta previa cometida sobre Héctor y dio validez al tanto.

Un gol que no hacía justicia a tenor de lo expuesto por ambos equipos sobre el terreno de juego. El Getafe ‘B’, salvo una aislada aproximación en el primer minuto de partido, no había inquietado a Miguel Ángel hasta ese momento. El Sanse, sin embargo, se había hecho con el control del esférico y había gozado de mayores y mejores ocasiones de gol. Incluso Javi González había anotado un gol en el minuto 4 que el colegiado decidió anular por un fuera de juego muy riguroso.

Con el lastre de ver como les anulaban un gol y como el rival les hacía uno que el colegiado sí había dado validez pese a la presunta falta previa sobre Héctor, el Sanse buscó el tanto del empate, pero las ocasiones claras no acababan de llegar. La llegada del descanso no acabó de aclarar las ideas y el segundo gol del Getafe ‘B’ menos aún. Samuel Saiz, que acababa de saltar al terreno de juego, anotó tras una bonita jugada personal.

El partido se cerró definitivamente con la expulsión de David Sanz en el minuto 74. El «pecado» del delantero sansero fue levantar del suelo con enojo a un jugador contrario que simulaba una agresión. No era la primera vez que lo hacía en el partido y a David Sanz no le gustó esa actitud y se lo recriminó mientras le levantaba del suelo. Incomprensiblemente el colegiado le mostró la tarjeta roja directa y reflejó lo siguiente en el acta: «coger y levantar de la camiseta a un adversario, que se encontraba en el suelo,  zarandeándole y lanzándole posteriormente contra el suelo, estando el balón en  juego, pero no a distancia de ser jugado«.

Una nueva decisión arbitral que multiplicó la crispación de los jugadores del Sanse y que se reflejó, tres minutos después en la expulsión de Vázquez por una fuerte entrada. Un minuto después, Saúl se lesionaba y tenía que ser sustituido. En definitiva, una jornada de noticias negativas ante las que hay que levantarse. Ahora toca afrontar dos salidas consecutivas tras la llegada del nuevo año (Coruxo y Luanco).