Nueva derrota inmerecida

Jornada 23: Sanse 1- Fuenlabrada 2

El Sanse perdió ante uno de los  rivales de la zona alta de la tabla, el Fuenlabrada, por un injusto 1-2.  En la primera parte, los visitantes fueron superiores y se fueron  ganando al descanso con un gol en propia meta que subía al marcador en  los primeros minutos de partido. El Sanse mejoró en la segunda parte y  fruto de la superioridad llegó el empate, obra de Héctor. Cuando más y  mejor atacaba el Sanse y más merecía la victoria, el Fuenlabrada logró  el gol de la victoria en una jugada aislada, un potente lanzamiento  lejano de Chico desde 30 metros que entró por la misma escuadra sin que  Miguel Ángel pudiera hacer nada por evitarlo. El gol trastocó los planes  de los sanseros que siguieron atacando en busca del empate, pero  demasiado aturdidos como para tener la cabeza fría y poder lograrlo. En  el último minuto, el colegiado obvió un clarísimo penalti cometido  sobren Mena, cuando se encontraba solo ante el portero y fue agarrado y  empujado por un defensor fuenlabreño. Podría haber supuesto el empate,  pero el árbitro optó por no señalar la pena máxima.

El partido comenzó con intensidad ofensiva y una ocasión para cada equipo en los primeros dos minutos. Primero la tuvo Rubén Ramos para el Fuenlabrada con un lanzamiento escorado en el minuto 1 que se estrelló en el lateral de la red. La réplica sansera llegó por medio de Castañera en el 2′, con un disparo también escorado que, en este caso, se marchó rozando el larguero.

El choque se mostraba tremendamente igualado, con ambos equipos luchando por hacerse con el control del esférico para intentar llevar la iniciativa. Pero en el minuto 9, una desafortunada jugada desniveló la balanza del lado visitante. Una falta lateral botada por Antonio López desde el costado izquierdo al corazón del área, fue despejada por Iván Amaya con tan mala suerte que el balón no tomó la trayectoria deseada y se introdujo en la portería de Miguel Ángel. El gol fue un mazado para el Sanse, que pese a no ceder el dominio, veía como su rival se encontraba más cómodo sobre el terreno de juego. Pese a ello, Javi González logró conectar un cabezazo a la salida de un córner en el minuto 15, pero su disparo, pese a ir bien dirigido a la escuadra, no tomó la fuerza suficiente y fue blocado por Basilio.

Pese a que restaba media hora para llegar al descanso, a penas se vieron más ocasiones. El Fuenlabrada jugaba con la ventaja de verse por delante en el marcador, y al Sanse le pesaba la ansiedad de verse por detrás.

Sin embargo, en la segunda parte, el equipo de Álvaro García saltó al terreno de juego de una manera distinta, con las ideas más claras y con una movilidad mayor en la zona de ataque. Cuando no se llevaban ni 10 minutos del segundo acto, llegó el gol del enpate, obra de Héctor, que recibía un gran pase de Mena a la espalda de los centrales y no lo desaprovechaba con un lanzamiento cruzado y con cierta parábola para salvar la estirada del portero rival. Un gol que hacía justicia a lo acontecido hasta el momento en el segundo acto.

El gol de Héctor acrecentó el dominio y la iniciativa del Sanse, que comenzó a verse con opciones claras de poder ganar el partido. las combinaciones empezaban a ser certeras y peligrosas en torno al área de Basilio. Todo hacía indicar que se podía sacar un botín positivo del partido, pero cuando mejor parecía que estaban las cosas, llegaba el 1-2 para el Fuenlabrada. Un auténtico golazo logrado con un lanzamiento lejano y muy ajustado a la escuadra que hizo imposible la estirada de Miguel Ángel. El Fuenlabrada había conseguido ponerse por delante en el marcador en la primera parte fruto de su superioridad, y lo había vuelto a hacer en la segunda, pero esta vez gracias a su calidad en una jugada aislada.

El gol se le atragantó a los sanseros que buscaron el tanto del empate, pero con menos claridad. Gibanel lo tuvo en un remate de cabeza a la salida de un córner en el minuto 70′, pero Basilio, bien colocado logró atrapar el lanzamiento.

En los últimos minutos las ocasiones más claras fueron para Mena, primero con una falta ajustada al palo lanzada en el minuto 82, que el portero rival despejó a córner, y, sobretodo, en el 87′ cuando se quedó solo ante Basilio y, cuando se disponía a disparar en el borde del área pequeña, era agarrado, empujado y derribado por Marcos Mauro, pero el colegiado valenciano, Rives Leal, decidió no señalar nada ante el asombro de todos los presentes. Una decisión incomprensible que pudo influir en el resultado final.