Nueva derrota que deja la salvación muy complicada.

11 jornadas de liga quedaban antes de comenzar el encuentro de hoy, los nuestros saben de la dificultad que tiene el equipo para lograr algo que cada vez parece mucho más inalcanzable, como es la permanencia en Segunda «B». Los partidos van pasando y el campeonato liguero se va acercando a su fin, y cada vez las opciones de poder seguir con un halo de vida parecen mucho más complicadas, desde muy pronto el equipo se metió en la última plaza del grupo, algo que ha sido así durante casi toda la temporada y parece que será algo insalvable. 

El encuentro comenzaba con un filial céltico volcado en el campo de los nuestros, con un ritmo de partido alto y con mucha intensidad, cuando estas metido en la lucha por los puestos de descenso el miedo aprieta y quieres solventar los encuentros por la vía rápida, así es como el Celta «B» lo quería en la mañana de hoy, hasta en cuatro ocasiones tuvo que intervenir Xabi Irureta que estaba siendo hombre más destacado de los nuestros. El meta vasco desbarató un disparo de Jacobo primero y más tarde detuvo otro gran lanzamiento de Manu Justo dentro del área con todas las opciones para marcar.

El dominio de los vigueses era absoluto, pero en el fútbol el dominio o la posesión no te asegura la victoria. Los nuestros fueron ganando confianza con el paso de los minutos, estirando las líneas y probando al meta Rosic, primero Raúl Hernández hizo intervenir al meta serbio con un disparo lejana que se marchaba por línea de fondo tras tener que despejar el guardameta. En el córner posterior un error defensivo de los vigueses propino un buen pase por línea de fondo de Iván Bueno para que, desde atrás en velocidad, Bolaños fulminara con un remate potente y seco que se colaba dentro de las redes del meta serbio, poniendo en ventaja a los nuestros.

El gol dio mucha moral a los nuestros, que cerro bien las líneas y apretó en defensa. Los celestes se pusieron algo nerviosos y toda la fluidez con la que habían comenzado el encuentro se convirtió en nervios e imprecisiones. Cuando peor se encontraba el cuadro vigués con un jugador menos sobre el terreno de juego ya que estaba siendo atendido un jugador por lesión y al borde del descanso, Manu Justo iba a poner las tablas en el marcador con un derechazo cruzado al cual Xabi Irureta no podía hacer mucho por detener el esférico. Mal sabor de boca dejaba esta primera parte para los nuestros que se veían con ventaja y en menos de un minuto para el descanso veían como tenían que comenzar la segunda parte con un nuevo guion.

Tras la reanudación, el gol dejo muy tocado a los nuestros, que estuvieron a merced del filial vigués. Varios avisos fueron los que tuvieron los nuestros en ocasiones de los locales. Al equipo vigués le estaba pesando mucho la falta de acierto y eso se notaba sobre el terreno de juego.

Los nuestros intentaban crear peligro con acciones rápidas en velocidad, el equipo no tenía nada que perder y en esta segunda mitad había entrado ya en el terreno de juego Joel Rodríguez en busca de una ocasión de gol que pudiera dar los tres puntos a los nuestros, pero lo que iba a suceder es que iba a llegar el segundo tanto de los locales, ante este tipo de goles no se puede reprochar nada a nadie y tan solo felicitar al jugador Yeboah que puso en la misma escuadra un lanzamiento de falta desde 30 metros a pesar de que Xabi Irureta se lanzase muy bien y estuviera a punto de tocar el esférico.

Entrabamos en los últimos minutos del partido y los nuestros se estiraban en busca del empate con mucho orgullo y dignidad, pero faltos de de ideas, el equipo vigués salía rápido a la contra en busca de una ocasión para sentenciar el partido y asegurar la victoria, pero nada de esto sucedería y el encuentro finalizaría con una nueva derrota para los nuestros.

La situación del equipo es francamente complicada a falta de 10 jornadas para el final del campeonato, situándose a 15 puntos de los puestos de salvación con 30 en juego, prácticamente tendría que suceder un milagro para que el equipo pueda mantener la categoría.

FICHA TÉCNICA:

R. CELTA DE VIGO «B”: Rosic; Carreira, Fontán, Markel (A 15′), Pampín, Jacobo, Solís, Yeboah, Moha (Sergio Bermejo 71’) (A 66′), Javi Gómez (Apeh, 61′). Manu Justo (Ros 78′ (A 90′)) (A 13′).

U.D. SANSE: Xavi Irureta (A 84′), Rubén Valverde, Pipe Sáez, Alex Galindo (A 45′), Estellés (A 6′), (Julio Delgado 82′), Raúl Hernández (Tomas Kosut 82′), Bolaños, Iván Bueno (Joel 63′), Miguel Muñoz y Fer Ruiz.

ÁRBITRO: Fernández Pérez del comité asturiano.

GOLES: 0-1, Bolaños (29′),1-1, Manu Justo (44′) y 2-1, Apeh (78′).

INCIDENCIAS: Estadio Municipal de Barreiro: 2.200 espectadores.